De acuerdo con datos de la Secretaría de Economía, la Inversión Extranjera Directa (IED) que México captó en el primer semestre de este año sumó 17,969.3 millones de dólares, monto apenas 0.7% por arriba de lo registrado en el mismo periodo de 2019, pero destaca que el 53.5% se originó por concepto de reinversión de utilidades, 29.6% por cuentas entre compañías y sólo 16.9% en nuevas inversiones.

Además, a mediados de junio de este año la firma de consultoría global, Kearney, dio a conocer que México dejó de pertenecer a la selecta lista de los 25 países más confiables para la atracción de IED, precisamente por políticas públicas poco predecibles en cuanto a factores de regulación y gobernanza.

A pesar de todos estos escenarios, no es  del todo negativo para estos desarrolladores de parques industriales y hasta en algunos casos prometedor. El mercado inmobiliario enfocado al sector logístico ha mostrado signos de recuperación, particularmente en la zona conurbada a Ciudad de México, donde tiene una mayor presencia, pero recientemente ha apostado por desarrollos en el propio territorio mexicano.