Cada vez más empresas globales evalúan las ventajas que ofrece México para la instalación de sus operaciones tales como: una estructura de costos menos a la de los países desarrollados; mano de obra altamente calificada; una privilegiada posición geográfica con más de tres mil kilómetros de frontera con el mercado más importante del planeta; una red de tratados de libre comercio compuestos por 12 instrumentos de intercambio comercial que otorgan acceso arancelario preferencial a 44 países del mundo.

Además, la firma de Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las inversiones con 24 países, ha potencializado el atractivo del territorio nacional para el inversionista extranjero.